in

Por qué necesitamos que los hombres aprendan, desde niños, a expresar sus sentimientos

El escritor Max Olesker escribía hace unos años en The Guardian un artículo llamado Cómo ser un hombre en 2015. En un intento por comprender qué está pasando con el género masculino en el mundo actual, Olesker reflexionaba sobre lo “fácil” que había sido hasta ahora ser un hombre.

“En un pasado lejano y brumoso, ser un hombre era algo sencillo. Dejas la escuela, consigues un trabajo, te casas, tienes hijos, bebes mucho, juegas al golf, tienes una aventura temporal, nunca hablas de tus sentimientos bajo ninguna circunstancia, y mueres de un ataque al corazón a los 56. Fácil”.

Puede que nos resulte exagerado y, al fin y al cabo, habla del hombre estadounidense, pero ¿no reconoces parte del estereotipo en algunos de los hombres que han pasado por tu vida? Tu padre, tu abuelo, algún conocido de la familia… y, seguro, decenas de personajes reflejados en las películas.

Durante años, los hombres han crecido con una serie de referentes que han transmitido un mensaje común: sé fuerte, avanza y en ningún caso te detengas a hablar de lo que sientes, porque eso es lo que la sociedad espera de ti.

En ese mismo año, la directora Jennifer Siebel estrenaba su documental La máscara con la que vives, que trata de mostrar cómo los niños de hoy aún son educados en esa anticuada idea sobre lo que significa ser “un hombre de verdad”. “Era realmente importante para mí poder criar a un niño que pudiese ser auténtico, que no se sintiese como si siempre tuviese que demostrar su masculinidad. Hay mucha soledad, dolor y sufrimiento cuando alguien pretende ser quien no es”, afirmaba Siebel al hablar de cómo el nacimiento de su hijo fue lo que le llevó a explorar cómo se transmiten los roles de género y qué repercusión tienen en la sociedad.

Y es que las frases “sé un hombre”, “los chicos no lloran” o “eres una nenaza” son posiblemente las más destructivas que puede oír cualquier niño. Por eso, queremos hacernos eco del vídeo creado por Naran Xadul para su página de Facebook, donde nos explica por qué es tan importante para la sociedad que enseñemos a los niños varones a expresar lo que sienten desde pequeños..

Aprender que llorar no es signo de debilidad, como tampoco lo son la tristeza o la necesidad de cariño, y que comunicar estos sentimientos no solo es bueno para uno mismo sino que ayuda a construir una sociedad donde las relaciones son más sanas. Porque si reducimos la frustración que genera ocultar quién eres y fomentamos la asertividad, estaremos, sin duda, creando un mundo mejor.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

12 cosas normales en el pasado que hoy nos parecen un disparate

Cataratas asombrosas

Las 10 cataratas más alucinantes del mundo

ñ: