En Rumanía, es una práctica relativamente habitual encadenar las patas delanteras de los caballos para que no puedan alejarse. Esto hace que el animal tenga que moverse dando saltos, de manera antinatural y con consecuencias negativas para sus huesos y su salud. Podemos añadirlo a la lista de atrocidades que algunos humanos practican con los animales alrededor del mundo.

Ovidiu Rosu es un veterinario que colabora con la asociación Four Paws, dedicada al rescate de animales. Se topó con un grupo de caballos que parecían libres, pero al acercarse se percató de que uno de ellos tenía sus patas delanteras atrapadas por una cadena. Sin pensarlo un momento, se decidió a liberar al animal.

Aunque al principio el animal desconfiaba, finalmente permitió que Rosu le liberara de sus cadenas. Además, estas le habían provocado heridas profundas que el veterinario aprovechó para curar.

Pero lo más sorprendente fue como, una vez completamente liberado, el animal le agradeció el gesto demostrando su alegría con un gesto de cariño que seguro que el veterinario nunca olvidará. Y es que la satisfacción de ayudar a una persona o un animal difícilmente tiene comparación.

Podéis conocer más detalles de esta bonita historia en el video a continuación:

Desde aquí, nuestro aplauso a todas las personas que dedican su tiempo y esfuerzo a ayudar animales que se encuentran en malas condiciones, como el caso de este caballo. 

Fuentes: Animal Channel, The Dodo, Four Paws International

Publicado en Animales